La llamada ‘alimentación de dieta limpia’ es un concepto cada vez más utilizado en el ámbito de la dietética y de quienes quieren llevar una forma de vida saludable, incluyendo la alimentación. Son muchos los manuales que aconsejan sobre dieta limpia actualmente, así como muchos los servicios que se ofrecen al respecto por parte de centros especializados.

Sin duda, la información en este aspecto, como en cualquier otro relacionado con la alimentación, es fundamental. Por eso siempre recomendamos consultar en diversas fuentes, acudir a varios especialistas y leer todo lo que se pueda antes de optar por una dieta, por un tratamiento o por una forma de vida o alimentación que cambie de manera importante las costumbres que se hayan llevado hasta ese momento o que supongan una profunda importante en la forma de vida.

En Dimoba Natural, apostamos también por la dieta limpia y, de hecho, recomendamos la gama de productos ‘Mi Línea’, que pueden adquirirse en nuestra tienda online en formato de tres tipos de batido: de vainilla, fresa y chocolate.

Más allá de eso, nuestro principal consejo es el antes mencionado: leer mucho, contrastar, verificar las consecuencias de cualquier tipo de cambio de dieta a través del estudio y revisión de varias fuentes de documentación y sobre todo ser muy saludable en todo lo que se hace con la alimentación.

Como consideraciones generales, en cuanto a cómo construir una dieta limpia y saludable, sin que esto sea un plan rígido ni cerrado a la incorporación de otros alimentos o costumbres alimenticias, por ejemplo en el desayuno recomendamos la inclusión del cereal, especialmente el salvado o la avena, como importante aporte de fibra y energía, que además contribuyen a rebajar el colesterol malo y suponen un amplio aporte de magnesio. Una opción para esta recomendación puede ser sustituirlo por le muesli. Mezclado con yogurt natural o leche de soja, que además te aportará proteínas vegetales, supone una magnífica manera de empezar el día. El té o el café son también importantes para comenzar la mañana e, igualmente, recomendamos también el zumo, preferentemente de cítricos, por su aporte en vitamina C.

Es importante hacer cinco comidas al día y, por eso, a media mañana será recomendable hacer un aporte de fruta fresca. La comida o almuerzo es otro momento clave para nuestra alimentación limpia y ahí las frutas y los vegetales tienen mucho que decir. Verduras cocinadas a la plancha o al vapor, el huevo para aportar proteínas y el arroz integral también son platos fundamentales en nuestra dieta.

De nuevo, a media tarde será recomendable una nueva aportación de fruta, mientras que, para por la noche, lo mejor es un aporte de proteínas por la vía del pescado o la carne a la plancha, en este último caso, el pollo, aunque no has de privarte tampoco de la ternera. En el pescado, tienes para elegir: pescadilla, atún, rape, pez espada o merluza son algunas de las opciones. Las patatas asadas o al vapor son un magnífico acompañamiento y, en ocasiones, una tortilla francesa o un huevo cocido pueden servirte de una cena muy recomendable.

En fin, lo importante es el equilibrio, el aporte de todos los grupos de alimentos, el respeto a las cinco comidas al día, la importancia de no castigar al cuerpo con comidas demasiado copiosas, evitar el alcohol y el exceso de grasas y, en definitiva, ser razonable también a la hora de comer.